Barcelona en familia

En la ciudad hay un sinfín de atracciones para disfrutar con los más pequeños. 


En Barcelona encontrarán museos perfectos, parques y espectáculos que les dejarán boquiabiertos. Estos son varios planes, distribuidos por toda la capital catalana, que podrás llevar a cabo en familia.

Diviértete en los parques de ocio y atracciones

Seguro que les encanta El Poble Espanyol, un parque de ocio al aire libre en la montaña de Montjüic que se construyó con motivo de la Exposición Universal de 1929. Simula ser un pueblo con réplicas de 117 edificios a escala real de diferentes regiones españolas. Verán el típico barrio andaluz, monasterios románicos y además, ofrece talleres de artesanía, exposiciones, musicales para niños, etc.

En la parte más alta de la ciudad encontrarán el famoso Parque de Atracciones del Tibidabo. Este es el lugar ideal si quieres una instantánea de toda la familia con Barcelona de fondo, y es que las vistas son de cuento. Tiene atracciones para todas las edades y se puede llegar en funicular.  

¿Más ideas? Catalunya en miniatura y Bosc Animat: un parque multiaventura con tirolinas o exposiciones de maquetas de diferentes lugares de Cataluña a unos 20 kilómetros del centro de la ciudad.

Y si son amantes de la adrenalina, no se pueden perder el famoso parque de atracciones de Port Aventura World (junto al parque de Ferrari Land y el Caribe Aquatic Park). Aunque está a unos 100 kilómetros de la ciudad está muy bien comunicado.

Conoce los monumentos y artistas de la ciudad

Dos de los monumentos más famosos de Barcelona son La Pedrera y la Casa Batlló. Estos organizan actividades culturales dirigidas especialmente a los niños: La Pedrera busca enseñar a los jóvenes a través de juegos interactivos o creación de manualidades. Mientras que la Casa Batlló acerca la historia del arte y de Gaudí a través de actividades teatrales o exposiciones. 

A su vez, Barcelona te propone una experiencia inmersiva con la G-Experiencia. Actividades de realidad aumentada donde los peques (y no tan peques) podrán conocerlo todo sobre Antoni Gaudí. Películas en 4D, maquetas inéditas, pantallas interactivas, exposiciones y un sinfín de planes.

Descubre de cerca los animales

Por un lado tienen l’Aquàrium, con un oceanario único en Europa y que ofrece experiencias increíbles como bañarse con tiburones. Por otro lado, el zoo de la ciudad que tiene gran variedad de fauna y flora, desde el hipopótamo pigmeo o el panda rojo, hasta las suricatas. Organizan experiencias educativas para que los niños conozcan de cerca estas especies. 

Aprende en los museos

Un lugar perfecto para aprender en familia es el CosmoCaixa. No solo los niños, sino toda la familia se sorprenderán con sus instalaciones interactivas, exposiciones sobre el espacio o talleres relacionados con la ciencia. 

Si sn unos apasionados de la música, muy cerca de la Sagrada Familia se encuentra el Museu de la Música, un espacio en el que podrán aprender a construir instrumentos y escucharán ritmos que los transportarán a rincones recónditos del planeta.

¿Están buscando algo “más dulce”? Visiten el Museu de la Xocolata. Los niños podrán aprender sobre el origen del chocolate y participar en una amplia oferta de talleres.

Otros lugares que encantarán a los pequeños de la casa son el Big Fun Museum (con piscinas de bolas e instalaciones en 3D) o el Museu de Cera (con emblemáticas figuras de la historia).

Adéntrate en la “naturaleza urbana”

¿Hay algo que les guste más a los niños que resolver misterios y encontrar la respuesta a acertijos? En el parque del Laberint d’Horta, el jardín más antiguo de la ciudad de Barcelona, podrán pasar un agradable rato. ¿Se creen capaces de encontrar la salida? 

Por otro lado, una auténtica belleza natural de la ciudad condal es su Jardín Botánico, y es que este se tiñe de colores diferentes en función de la estación del año. Está situado en la montaña de Montjüic y su misión es dar a conocer los centenares de especies de flora que alberga. 

No podía faltar el Park Güell. Un dragón de cerámica se ha convertido desde hace tiempo en una de sus atracciones por excelencia, así que puedes encargar a los más pequeños que lo encuentren. La escalinata del dragón, la sala de las cien columnas y las decenas de mosaicos prometen convertir la visita al parque en inolvidable.

Evádete en la costa de Barcelona

Si quieren pasar un día divertido en las playas de Barcelona y alrededores, pueden optar por las actividades acuáticas deportivas, como el paddle surf, el buceo, las motos de agua o el kayak. También pueden apuntarse a los paseos en golondrinas: unos barcos típicos que os llevarán por la costa de la ciudad. 

Si son amantes de la adrenalina, el parasailing es para ustedes. Un pequeño globo los hará sobrevolar la costa y podrán ver la ciudad en todo su esplendor desde las alturas. 

Ya ves que en Barcelona no hay cabida para el aburrimiento. Además, si no dispones de mucho tiempo para visitarla, recuerda que puedes optar por tomar el Bus Turístico de Barcelona. Podrán subirse y bajarse del mismo las veces que quieran y visitar únicamente aquellos enclaves que más llamen la atención de los niños.

¿Otra opción original de desplazarse por la ciudad? El teleférico de Montjüic. Cuenta con 750 metros de recorrido. Comienza en la parte baja del parque y termina en el Castillo de Montjüic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.